INSTITUTO HYPATIA

INSTITUTO HYPATIA

lunes, 10 de noviembre de 2008

UNA PRINCESA NO TAN ROSA... UN PRINCIPE NO TAN AZUL...

Cuento
Por Alejandra Domínguez

Esta historia, tal cual cuento de hadas empieza con había una vez, si efectivamente había una vez en un reino muy lejano, que por cierto no es que no recuerde su nombre, es solo que no lo se, nadie nunca sabe los nombres de los reinos muy muy lejanos.

En este reino muy muy lejano nació un princesa y los padres estaban tan felices de su nacimiento, que invitaron a otros reyes de otro país aun mas lejano ; a compartir su alegría, fue ahí donde decidieron que casarían a su hija con el hijo de estos reyes ; entonces desde ese momento empezaron a preparar a la princesa para que sea una muy buena reina y al príncipe para que se un buen rey, como era de esperarse pasaron los años y la boda se llevo acabo.

Los príncipes se fueron a vivir a su propio castillo y todo estaba de maravilla según, entonces llegaron a su castillo, sus padres, muy alterados y estresados.


¡No es posible, nos hemos enterado de cosas terribles que suceden en este castillo, por eso hemos venido los cuatro a ver que pasa! dijo el padre de la princesa y cual signo de interrogación apareció en la cabeza de ambos príncipes, quienes se miraron uno al otro.
¿que es lo que pasa dijeron a coro los príncipes?.

¡Esto es lo que pasa!, -dijo el padre del príncipe- que me he enterado que tu practicas yoga, que te gusta ver la limpieza del castillo y cocinar, que no te gusta practicar la guerra y que tratas de solucionar todo con palabras y contratos con tus sirvientes, ¡explícame que para eso yo no te he educado¡.


¡Papá contesto el príncipe cuando estaba en tu castillo y hacia todo tal cual tu querías me di cuenta que se me caía el cabello, pensé que esa calvicie que tenia era hereditaria y cuando vine aquí, a vivir a mi manera, me di cuenta que eso, era estrés, aquí estoy feliz haciendo lo que quiero y no me preocupo por complacer a los demás .

El padre muy consternado se quedó sin habla, fue cuando irrumpió la madre de la princesa y dijo: ¡a mi me han dicho que tu ves el ganado, las caballerizas, revisas las armas y lo peor practicas king boxing y rapel . ¡madre cuando yo vivía con ustedes todo el día debía hacer actividades, en la noche no dormía y me di cuenta que era porque siempre estaba preocupada por todas las cosas que tenia que hacer y no me hacían feliz.

Los padres de ambos príncipes estaban muy alterados y llamaron a un mago, porque pensaron que sus hijos estaban hechizados, el mago escuchó atentamente entre todo el revuelo y parloteo de los reyes.

Sus hijos -dijo el mago- no están hechizados, ¿no ven que el castillo y sus aldeanos están maravillados con sus reyes?, por eso llegaron esos comentarios hasta ustedes, porque la gente de aquí ama a los príncipes porque son diferentes y justos, en ocasiones nos asusta lo nuevo y lo diferente pero a veces nacen princesas no tan rosas y príncipes no tan azules.

FIN


Esta historia amigos... es genial.. de puño y letra de nuestra compañera Alejandra... lo cual me indica que nuestro grupo está rindiendo frutos... igualmente quiero agradecer a César y a Adda... el detalle de su comentario... (Hacer click en sus nombres para leerlos); si se han fijado gente que no es del grupo nos lee y se lleva algo muy importante...

Los felicito a todos... entrar a terapia no es fácil y en grupo puede resultar amenazante... pero es una magía sin igual la que se logra cuando todas las historias construyen algo nuevo, una nueva perspectiva de la vida... del estrés... y de los problemas; y mejor aún cuando descubrimos que no estamos solos.

SEGUIMOS ADELANTE!!!!

Mtra. Mariluz Barrera González.

De manera divertida Alejandra expone un tema muy frecuente en la sociedad actual… la forma como nos educan desde niños, mucho tiene que ver con la cuestión de género, que al fin y al cabo es una construcción social acerca de lo que se espera de uno por el hecho de ser hombre o ser mujer… pero¿qué pasa cuando se decide romper esquemas?... se produce un sismo… pues la vida no es como nos la pintan; hacer lo que nos gusta y nos hace sentir bien produce magia en nuestra existencia, es el asumir que los únicos responsables de definir el rumbo somos nosotros. Que decidamos que así sea, tiene un costo (familiar, social, étc), pero no hay que olvidar que actuar como se espera que así sea, también cuesta… cuestión de cómo se mire..

FELICIDADES A TODOS!!!!!

Dra. Enna Patricia Ramos Herrera.

Nuestro e- mail: conversarposibilidades@gmail.com

5 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola...

No sé si seré anticuado,pero a mi como padre, me asustan los cambios tan radicales que se estan presentando en las conductas sociales de la familia actual, algunos tal vez para bien y otros tal vez para mal.

Dichos cambios afectan el comportamiento y la forma de pensar de nuestros hijos, afectandonos también a nosotros que quisiéramos que todo fuera como antes.

Un abrazo.

Mariluz Barrera González dijo...

Rafael que gusto tenerte por aqui...

Los cambios siempre son buenos si son para el crecimiento de las personas... esto incluye a los padres y a los hijos... el proceso siempre es para ambos...

¿Qué quiero decir con esto? Cuando un hijo madura, aprende a decidir y a definir lo que quiere, su padre madura junto con el... eso es muy importante tenerlo siempre presente... el proceso de ser padres y crecer nunca ternima... al igual que el de los hijos... nuestro objetivo no es solo que nuestros hijos crezcan y encuentren la felicidad para que seamos felices como sus padres que somos... sino por que eso implica parte del proceso que como adultos y seres humanos nos implica la dificil tarea de ser padres....

Siempre les digo a los hijos que busquen crecer y madurar si realmente quieren a sus padres y realmente quieren ayudarlos... a veces los hijos son mas maduros que los padres... como bien dices es el precio que los cambios tan radicales de la época nos han hecho pagar a los adultos... pero no hay que olvidar que un cambio es bueno si nos propicia madurez, felicidad y nos convierte en mejores personas de lo que ya somos... un cambio es negativo si nos vuelve infelices, si nos convierte en seres que no sean buenos o peores de lo que ya somos.

Un fuerte abrazo amigo...

Mariluz.

Veronica dijo...

hola mariluz gracias por invitarme a este nuevo proyecto !!! cuantas pilas tenes !! jajaj envidiable !!

me paerec buenisimo...y el post me super gusto...voy seguirlo de cerca...te mando un beso..

Veronica dijo...

que lindas estas palabras tuyas en los comments me encanto leerlas !!! besotes

Addalina dijo...

Bueno, definitivamente me considero una princesa no tan rosa y conozco a muchos príncipes no tan azules.
Como conversamos, es muy difícil romper los esquemas, sobre todo para uno mismo, pues es como si fueras un marciano en medio de un mundo que ha dictado la forma de ver las cosas o de actuar.
Creo que muchos, en algún momento de nuestras vidas, pensamos que nadie comparte nuestra forma de ver las cosas, por ejemplo nuestro concepto de amistad (en lo particular lo he pensado millones de veces y me he decepcionado de mucha gente), que nadie dice las cosas que siente y peor, que nadie siente realmente lo que dice. El valor que se le da a las palabras es completamente nulo. Igual se puede decir "te hablo a tal hora" y no hacerlo nunca, o "valoro tu sinceridad" y enfadarse cuando eres honesto con lo que piensas.
A veces me he preguntado para qué me fueron enseñadas tantas cosas, a valorar tantos detalles como la amistad, la sinceridad, la lealtad y cosas en las que la gente realmente no cree. Mi respuesta tal vez ha sido que me las enseñaron para conocer lo que realmente es valioso en la vida y hacerme responsable de ello, hacerme responsable de lo que siento, de lo que digo, de mi propia vida. La responsabilidad se vuelve mucho más grande cuando nadie (o casi nadie) comparte todo esto, y precisamente no es compartido porque nadie quiere hacerse responsable de nada. Por eso es mejor fingir, vivir un cuento color rosa, porque es mejor no pensar y no arriesgarse a nada.
Y es entonces cuando valoro (y al mismo tiempo me decepciono) de ser una de las pocas princesas no tan rosas.
Besos y saludos a todos.